La Ciudad y los Niños

El niño como artista (escribe Josefina Rodríguez en su obra El arte del niño) es un personaje nuevo que ha irrumpido de pronto en el mundo de la estética adulta con su obra trémula, recién amanecida, entre las manos».

Esta ha sido una propuesta de carácter educativa basada en una visión de la arquitectura y del urbanismo como prać ticas culturales y artísticas. De acuerdo con este enfoque, los elementos y diseños arquitectónicos no son únicamente representaciones del espacio; constituyen, también, espacios de representación y, como tales, contienen y transmiten un simbolismo con importantes implicaciones pedagógicas.

Planteamos esta actividad como una semana de talleres en la escuela de Miribilla de Bilbao, para transmitir a los niños nociones básicas sobre lo que es la arquitectura, la forma en la que determina sus vidas y sus relaciones y (re)conocer su entorno más próximo.