Grego S:P Bajo la verdad aparente (Solapados en la ciudad disfraz)

Gregorio nos ha hablado sobre cómo ha sobrevivido y prosigue sobreviviendo al margen; desde las fisuras inteligentes que ha ido construyendo y las claves para romper con todo ello; recuperando lo robado y perdido en sociedad, desde la auto-desparasitación de esta o de cualquier otro tipo de socialización; sin pretender curar al envenenado que no quiere curarse sino yendo a por la fábrica del envenenamiento.

Según Grego las ciudades son espacios prediseñados para el superdesarrollo de la nueva esclavitud demandada. Espacios proyectados no para adaptarse al ciudadano, sino para someterlo, para estructurarlo de manera ambivalente, como agente de consumo y materia consumida.

En las ciudades podemos hallar todas las instituciones destinadas al sometimiento de la materia mercantil humana. Empresas formativas, laborales, comerciales, políticas, judiciales o religiosas, de vigilancia, normativización y penalización ciudadana. Todo un compendio industrial estratégico, dirigido por subalternos y civiles competentes, al servicio de prevenir cualquier desequilibrio en el sistema totalitario mercantil; sumiendo desde su inicio a todas las existencias habidas y venideras en la cultura Legislativa Integrista Mercantil del Estamento Socializado (LIMdelES), para fortalecer y garantizar la prosperidad del engranaje a toda costa. O entras en su dinámica aceptándola y contribuyendo totalmente o serás expuesto a sus dispositivos de represión genocidas, preparados para aplicarte toda clase de violencia para tu reinserción o erradicación.

Las ciudades están constituidas por subespacios prefabricados hostiles -complejos urbanísticos privados y públicos, cubiertos y descubiertos-, en los que se desarrollan todas y cada una de las problemáticas sociales (lacras contemporáneas como toda clase de precariedad, la involución infantil, el estrés, la desconfianza, la estratificación y el desarraigo social, el suicidio individual o colectivo, la violencia de genero, la dependencia de lo innecesario…), de las cuales se sustraen estratégicamente todo tipo de rentabilidades económicas.

El fin es que estos nada equitativos continentes urbanos crezcan (como lo están haciendo), elevándose por encima de casi toda naturaleza y liVertad, desde la destrucción de lo auténtico; para que sus proyectores -desde el anonimato-, logren la consecución del dominio absoluto sobre ciudades y ciudadanos; para que la cobardía y miserabilidad de su alma avarienta continúen sobrealimentadas y ultraprotegidas, para lucro y manutención propias.

Gregorio S.P. es él mismo. Idealista bohemio contemporáneo. Honestidad plena hacia la vida, por voluntad propia, sin ornamentos esteticistas ni pretensión. Artífice de su propia educación. El resultado inteligente de las heridas provocadas por las injusticias sociales. Un loco… para esta sociedad desprovista de cordura. Un peso pesado de la lucha pacífica contra todo lo que no puede ser. Alguien que desde la anti-docilidad está en continuo desarrollo de su compasión. La liVertad superviviente, con v porque la consabida con b nunca fue cierta. Una posibilidad para la erradicación de la cultura LIMdelES. La inesperada vuelta de la tortilla.