Actuando en los intersticios

Actuando en los intersticios

ACTUANDO EN LOS INTERSTICIOS

Petcou C. y Petrescu, D. Atelier D´Archicture Autogérée

Cuando llega gente nueva a estos espacios que hemos puesto en marcha, muchas veces pregunta si puede realizar tal o tal actividad. Y, antes de responder, nos preguntamos si esa actividad podrían realizarla otros después, a fin de no entorpecer el proyecto. Hemos llegado a comprender, junto con los usuarios de esos espacios, que la libertad de cada cual para actuar en un espacio compartido está condicionada por la necesidad de no poner trabas a la libertad de otros ni a la de todo el proyecto como algo colectivo. Ese modo de actuar permite la coexistencia espacial de una «multitud en movimiento». Es una manera de dar el máximo de autonomía, y, a la vez, una coexistencia espacial de sujetos que pueden manifestar sus diferencias en una «heterogénesis permanente». Debido a la complejidad humana puesta en juego, «actuar en el espacio» nos enseña a arreglarnos con las contradicciones que contiene el espacio. Es inevitable que esos espacios sean contradictorios en cuanto a su contenido.

Actuar en el espacio requiere tiempo. Es necesario disponer de tiempo suficiente para reinvertir de forma activa en el espacio; pasar tiempo en el lugar, conocer a otra gente, reinventar usos de tiempo libre, darse a sí mismo más y más tiempo para compartirlo con otros. De esos «momentos compartidos» pueden surgir deseos comunes, futuras dinámicas y proyectos colectivos. Con mucha paciencia, tuvimos que reconstruir prácticas en espacios sin uso que ya no son apropiados para nadie. Lefebvre distingue claramente la diferencia que hay en la naturaleza entre espacio producido por un proceso de abajo arriba, organizado por usuarios interesados, y espacio decidido por mecanismos dominantes: «el espacio del usuario se experimenta, no se representa (concibe). En cuanto al espacio abstracto de las profesiones (arquitectos, planificadores urbanos, planificadores), el espacio de tareas que llevan a cabo los usuarios a diario es un espacio tangible. Lo que quiere decir subjetivo. Se trata de un espacio de “sujetos”, no de cálculos…». Por tanto, estamos buscando establecer las condiciones de una experiencia no predeterminada, de una experiencia subjetiva que produce un relato colectivo de espacio urbano por medio de la actividad diaria.

En el espacio pulido por el capitalismo, debemos imaginar otros espacios en que actuar: ranuras, grietas, huecos, fisuras. Debemos multiplicar los modos de actuar en el borde, los márgenes, las fronteras. En el campo de la permacultura, nos referimos al «efecto frontera»; el «efecto margen» y Clément nos recuerdan que hay más vida donde los entornos se juntan y solapan: «los límites -interfaces, cubiertas transparentes, fronteras, umbrales, afueras- constan de capas biológicas. Su riqueza es muchas veces superior a la de los entornos que dividen». En los espacios de «profundidad biológica», la energía se concentra e intensifica mediante la diferencia, mediante el contacto con otras especies. Igualmente, en su búsqueda de una definición de espacio democrático en el que no solo somos tolerantes, indiferentes a la diferencia, sino precisamente en el que «los que son diferentes son los que importan», Richard Sennet se refiere al margen multifuncional del ágora (Stoas, Heliaia, etc.). Habla también de la diferencia entre espacio limitado y espacio bordeado, entre «límite» (línea divisoria) y «borde», «margen» (frontera), definiendo el borde como algo que es a la vez resistente y poroso. Esa doble y contradictoria característica, «resistente y poroso», refleja la intensidad y contradicción que caracterizan la condición paradójica del «borde».

Como una metonimia de lo que ocurre dentro, los límites y los recintos de los espacios compartidos que hemos construido hasta ahora siempre encuentran alguna otra función, paralela y contradictoria: dejar que la vista lo empape todo, dejar que las plantas lo invadan todo, exponer, jugar, etc. De ese modo, lo que era un límite entre dos espacios se transforma en espacio de intercambio; la separación se transforma en interfaz para el diálogo. Hemos reemplazado los recintos opacos existentes por recintos de viviendas, recintos para bibliotecas, recintos perforados, iluminados, de jardines cuidados…

atelier

Espacios alterotópicos

Al buscar espacios urbanos en los que poder «actuar», hemos privilegiado las grietas y «espacios intermedios», que son también espacios en los que se concentra la energía y son contradictorios y porosos. Clément los describe como espacios que permiten una mayor salud ecológica que los paisajes nítidos. En un entorno urbano, lo «intermedio» es la mayoría de las veces una zona abandonada entre dos edificios, un hueco entre dos bloques. Clément nos dice que esas grietas forman un tiers paysage, un «tercer paisaje» que comprende «un territorio para las múltiples especies que no encuentran otro lugar donde estar». Es la forma del espacio compartido con otro: alterotopia. Foucault hablaba de «heterotopias» como espacios que tienen «la facultad de yuxtaponer en un espacio real muchos espacios y lugares que son de por sí incompatibles», «espacios del otro». Pero los espacios que nos interesan, las «alterotopias», son tan espacios otros como espacios «del otro», y espacios construidos y compartidos «con otros», con «quienes son diferentes a nosotros e importantes para nosotros».

Los espacios de actuación se convierten en espacios para cuestionar la vida cotidiana, su potencial, sus barreras, sus temporalidades impuestas. Al echar la culpa a los mecanismos estereotípicos de los espacios adaptados, esos espacios de actuación pueden convertirse en espacios para desaprender usos que están al servicio del capitalismo y reaprender usos diferentes, produciendo una subjetividad propia de los sujetos sobre los que se actúa. Mediante el tejido diario de deseos, esas micro-prácticas en el espacio introducen otras temporalidades, otras dinámicas (más a largo plazo, aleatorias, colectivas y a veces autogestionadas) que constan de espacios que sufren continuas transformaciones, «auto-poiéticos».

Al actuar en el espacio «junto a tu casa», creamos intersticios, diferencias en una ciudad homogeneizada y abstracta. Al superar la condición de anonimato que solemos encontrar en cuanto salimos de casa, podemos contribuir a la resubjetivización del espacio. Desde esos espacios la proximidad puede adquirir un carácter familiar; encontramos rostros conocidos, saludamos a unos viandantes, cruzamos palabras y frases con vecinos. Actuar «junto a tu casa» te permite encontrar un puntal local. En un momento dado, existe el riesgo de conformarse con esta redescubierta dimensión social y de limitarse a un círculo social local y cerrado. De hecho, los espacios de actuación que desarrollamos están abiertos al tránsito, a entrecruzarse con otras subjetividades y dinámicas de otras partes; partiendo de lo local, trabajamos para establecer redes espaciales trans-locales y hacerlas operativas.

Mediante una mezcla funcional y pragmática de espacios que «normalmente» no se entrecruzarían, por medio de una comunidad de barrio que es activa y permanente con «el otro», este tejido de escalas y posiciones trans-locales facilita una producción espacial alterotópica. Es una utopía realista, tal como la que describe Jacques Rancière en su análisis del proyecto político: «no la deslumbrante utopía de la isla lejana, del no-lugar, sino la imperceptible utopía que consiste en hacer que coincidan dos espacios separados. Mediante esta práctica de alterotopias trans-locales podemos reintroducir la «dimensión política» en el espacio cotidiano.

 

Petcou C. y Petrescu, D. Acting Space. Transversal notes, on-the-ground observations and concrete questions for us all2007. Consultado el 13 de febrero de 2015 en http://urban-matters.org/matters/theory/acting-space-transversal-notes-on-the-ground-observations-and-concrete-questions-for-us-all/attachment/text_aaa_acting-space p. 3-6. Traducción: Juan Mari Mendizábal.

Fotografías: Atelier D´Archicture Autogérée

No hay Comentarios

Publicar un Comentario